Banda de turistas: lustre y lucimiento.

Música

Banda de turistas: lustre y lucimiento.

Alejarse del punto inicial: acto capital de cualquier espiral. Esta separación que significa un cambio, tiene poca valía dentro del universo de la música. De hecho, hay más grupos que practican una reiteración indefinida de su estilo.

Una y otra vez a la vieja usanza de los autómatas, mantienen su estilo para conservar la misma figura pulida y de espíritu iridiscente. Así que dentro de este juego de espiral que jamás se transforma en laberinto, pasan los años y la música permanece fija.

Las honrosas excepciones (exiguas, por cierto, para que se sienta más profunda la redundancia y lo señero de este hecho), matizan las pocas raíces que se esparcen sobre este terreno. Basta el caso de The Horrors, que con un primer single bombástico “Sheena is a parasite”, nos hicieron creer a muchos que su debut Strange House (Loog, 2007) sería un tesoro inaudito para cualquier oído, pero terminó siendo un abalorio que no daba señas de futuros mejores. Además, estaba la pinta de sus cinco integrantes de monigotes insufribles enteramente preocupados por la moda en turno. Entonces llegó su segunda placa, Primary Colors (XL Recordings, 2009), y todo cambió por completo. Fueron otra banda con un simple cambio de página. No sabemos si descubrieron cierto conjuro mágico pero su más reciente producción de Skying (XL Recordings, 2011), los aleja cada vez más de cualquier idea fijada tras la escucha de su primer largo. Lo mismo ocurre con astucia relojera con los argentinos Banda de Turistas. Solamente que lo suyo ha sido una espiral estirada verticalmente hasta el paroxismo, donde álbum tras álbum, mejoran una enormidad y tres cuartos de exuberancia.

Banda de Turistas

Justamente Ya (PopArt, 2012) es un dechado de nuevos puntos cardinales; incluso aquellos que no existen pero pueden ser marcados por intuición y sentido común. Bien afirman por ahí que la segunda placa sugiere la continuidad, mas el tercer escalón perfila toda consagración anhelada. Y Banda de Turistas por donde quiera que se le mira, segrega posteridad. Lo suyo ha sido un viaje de catapulta donde se detentan las reminiscencias anteriores de sus producciones Mágico Corazón Radiofónico (Estamos Felices, 2008) y El Retorno (Vibe/PopArt, 2009), con una artera perspicacia por agregar nuevos derroteros sonoros. De entrada parece extraño saber que artilugios electrónicos como el sintetizador o las programaciones tienen un espacio perfectamente delineado dentro del quinteto. El resultado es infinitamente sugerente pues su sonido ha adquirido una atmósfera granulosa, con un visaje de rock donde una cascada de suavidad puede surgir indómita o un zarpazo raso trastabillar lo solemne hasta tornarlo pop. Vaya, lo digital no quita carácter, ni amilana la presencia. Las guitarras están allí, son su arma predilecta, pero han dejado espacio para construir nuevas cortezas musicales.

Ya

Que la exageración no quede en tono baladí: Banda de Turistas es de los mejores exponentes actuales de eso que llaman “rock argentino”. Ya alambica cualquier crítica hasta volverla alabanza. Bastan nueve canciones y 33 menesterosos minutos para incrustarse de lleno en su vorágine y perderse sin miramientos. El primer sencillo, “Cada día”, es una obra maestra de economía de acordes y notas. ¿Quién pudiera afirmar que un pusilánime arpegio “roto” en las seis cuerdas podría recordarse tanto, acompañado de sintetizadores huidizos y florituras electrónicas que parecen flotar y extenderse cual voluta de humo? No conformes con semejante afrenta, Banda de Turistas explota el lado aguerrido del rock nada apocado con “Amigos”, “El comemundos” o “Mil veces más”, muy a la usanza de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota en su etapa del fragoso corte “Fuegos de octubre”. Después, se acicalan por completo con “Al otro lado”, “Alumbra” y “Decepciones”, donde se nota la sedosa mano de Diego Tunón y Diego Uma, los dos Babasónicos que fungieron de productores en Ya y que demuestra el aprecio que músicos consagrados sienten por este quinteto de jóvenes. Mas el caso verdaderamente sorprendente es “Arriba del tigre”, un track que posee un ADN sonoro de alma universal y que no se parece en nada a lo que Banda de Turistas ha hecho en el pasado. Un ataque celestial a las formas cósmicas con bajo en obstinato y transfiguraciones rítmicas perfectamente fusionadas con la perspectiva sonora donde reina la intensidad y el desapego por el protagonismo de cualquier instrumento. Justo aquí se nota la sístole y diástole de su propuesta, que sube, baja, se contonea, quiebra, revienta y vuela. Sin valvas ni válvulas, todo fluye constante y concreto, inclusive el juego de voces que tan bien se cuelan por doquier en cada una de sus canciones.

A estas alturas de su historia, las comparaciones nefastas con Los Gatos salen sobrando para referirse a Banda de Turistas. Sí, son necesarias porque marcan el rumbo y la cuna, así como lo hacen también Los Abuelos de la Nada, Los Encargados, Pappos Blues y los eximios Virus. Cinco jóvenes trasandinos con un cúmulo de influencias que se notan sin poses, legan una cúspide de sonidos donde lo “en boga” o el hype queda fuera de lugar. Ya es culmen y atisbo de un futuro histórico que perfectamente se imagina en tiempo presente.

Más Artículos

Greg_Wooten_House
Fotografía

The Selby is in your place

Estudió Economía y Desarrollo en Berkeley (se especializó en Latinoamérica) y ejerció de asesor de corrupción política para un senador mexicano en el DF, fue mayorista de flores exóticas, investigador de la industria fresera en California y diseñador de ropa japonesa. Y de repente, a mediados del 2008, se le ocurrió apostar por un proyecto propio y singular.

Banda de Turistas
Música

Banda de turistas: lustre y lucimiento.

Alejarse del punto inicial: acto capital de cualquier espiral. Esta separación que significa un cambio, tiene poca valía dentro del universo de la música. De hecho, hay más grupos que practican una reiteración indefinida de su estilo.

Cory_Arcangel_Super MarioClouds-2002_NES
Arte

New Media Pop

Los artistas que trabajan con los video games desarrollan una reflexión que abraza diferentes niveles. Se interrogan acerca del valor semántico de sus historias interactivas, sobre su valor educativo, iconográfico y cotidiano. Algunos de ellos se concentran declaradamente en el aspecto socio-político, emprendiendo una protesta en contra del poder de los industriales por manipular nuestras mentes con sus productos.

destacada
Concierto

SÓNAR, Ese Artefacto: Crónica de Día.

Obviando algunas fallas técnicas puntuales, el Sónar Barcelona 2012 sale airoso con una programación de lo más exquisita. Silicon Sexy estuvo presente y les presentamos esta primera parte con la crónica de las tres jornadas de Sónar de Día donde sobresalieron las presentaciones del dueto Diamond Versión formado por Alva Noto y Byetone en colaboración con el japonés Atsuhiro Ito, los alemanes Mouse on Mars, el combo experimental Supersilent y los daneses When Saints Go Machine.