Clark – Iradelphic

Música

Clark - Iradelphic

Warp
2012

Chris Clark a más de 10 años de ser uno de los principales pilares de la Warp nos entrega esta joya, una de sus mejores obras.

Me resulta inexplicable la serie de sensaciones con las que “Henderson Wrench” hace retorcer las entrañas con un rush que inicia en la boca del estómago y después recorre todo el cuerpo, abriéndose camino por la médula espinal para encontrar salida a través de los lagrimales; todo esto producido por las melodías, arpegios hechos con una guitarra acústica y atmósferas con matices que me recuerdan a alguna especie de industria. Sinceramente, al escuchar este track sorprende que Clark haga uso de una guitarra acústica.

El hecho de que la presencia de dicha guitarra acústica resulte sorprendente es porque es difícil imaginar el equilibrio que podría existir entre este instrumento y el IDM; sin embargo, cómo dudar de la capacidad del gran Chris Clark que, a más de diez años de ser uno de los pilares de la Warp, nos entrega esta joya que considero uno de sus mejores trabajos. Cargado de un sonido cálido, digerible y ameno en el que el track más largo apenas excede por seis segundos los cinco minutos de duración.

Una vez iniciado “Com Touch”  te das cuenta que realmente estás escuchando un disco de Clark: un sintetizador muy animado, una especie de guitarrones que me hacen imaginar a un mariachi robótico y las particulares baterías del inglés.

En “Tooth Moves” las guitarras acústicas reaparecen en un corte melódico; al inicio, muy al fondo, se logra percibir la misma melodía base del sintetizador de “Com Touch” matizando la pieza, hasta que aparecen las inigualables baterías que acompañan la odisea en la que una nueva melodía de sintetizador toma las riendas. De cierta manera, me recuerdan mucho a las odiseas sintetozas que armaba Tony Banks en aquellos días del Genesis de Peter Gabriel.

“Skyward Bruise/Descent” es una melodía preciosa de 2:12 minutos, que sólo emplea una línea de sintetizador glitcheado como base y una atmósfera con otro sinte para darle cuerpo, éstas se turnan gradualmente el papel protagónico.

Contrastando con el mood de la canción anterior, “Open” arranca con una sensación más cálida, en la que la mismísima Martina Topley-Bird colabora con su melodiosa y perfecta voz mientras que Chris Clark la acompaña en una polifonía sintetoza con la guitarra acústica de base.

La sensación que produce la voz de Martina en “Secret” envuelve de alegría a pesar del halo de suspenso con el que se cobija la canción en general: los beats, muy a la Clark, una base de guitarra y una línea impresionante de contrabajo. Por ahí de la mitad del track entra un tarareo a dos voces (Martina + Chris) con la misma base de guitarra, los beats más ponchados y una serie de matices y acentos que dan cuerpo al clímax de la canción, cortando abruptamente con un requinto y su octava de guitarra acústica hasta el final de la canción.

“Ghosted” hace honor a su nombre, dada la atmósfera ruidosa (un tanto lo-fi) que envuelve a la melodía y base creada con la acústica, a la que clark de repente tararea y, al final, termina con unas líneas cantadas por él mismo.

“Black Stone” es un solo de piano de 2:15 de duración que remite a sensaciones nostálgicas e íntimas.

La alegre trilogía de “The Pining” remonta mucho al estilo clásico de hacer música de este señorón, me imagino que la razón de separar la pieza en tres partes no es más que para la fácil digestión de los cortes.
El tema más largo de todo el álbum ”Broken Kit Footage” se encarga de cerrar el listado de canciones, un tema atmosférico carente de beats que se introduce en lo más íntimo de la conciencia. Este álbum me recordó que Clark es uno de los más grandes de Warp, Iradelphic refleja la madurez y experiencia con la que cuenta este maestro para permanecer con la mejor sensación una vez terminado; simplemente con una sonrisa en el rostro que considero va más allá del simple buen sabor de boca.

 

Más Reseñas